La jineta, también conocida como gato almizclero, es un mamífero perteneciente a la familia de los vivérridos, y es la única de estos que se puede encontrar en Europa. Se cree que su presencia en este continente es relativamente reciente, y que fue introducida por el hombre de forma involuntaria, al colarse como polizón en algún barco en la antigüedad. Su aspecto es muy similar al gato, pero la naturaleza las dotó de un instinto depredador letal: lo que comen las jinetas es básicamente producto de su actividad de caza.

Investigando qué comen las jinetas

Las jinetas son animales esencialmente carnívoros. Sus anatomía les confiere una extraordinaria agilidad, los cual les permite trepar y recorrer los troncos de los árboles con la cabeza en alto y acechar a sus presas rápidamente.

Habitan en los bosques, pero se les puede encontrar también en las praderas. Debido a su alta capacidad de adaptabilidad a todo tipo de medios, también tienen una dieta bastante variada. Entre sus principales presas se encuentran pequeños mamíferos como los roedores, conejos y el ratón campestre, además de pequeños carnívoros e insectívoros, y aves que vivan en cenagales. Se introduce en corrales para atrapar gallinas, palomas y pájaros, por lo que uno que otro granjero podría quejarse de las jinetas.

De igual forma, comen huevos y a pesar de su carácter meramente carnívoro, pueden llegar a comer vegetales como higos y frutos del bosque, y los desperdicios del hombre. Son tan versátiles en lo que a su alimentación respecta, que pueden llegar a comer anfibios, reptiles y peces variados.

Comportamiento de las jinetas

Los gatos almizcleros son animales solitarios, sin embargo, se ha constatado que pueden tolerar la presencia de otros individuos de su misma especie a sus alrededores. De hecho, las hembras intervienen en la caza de las presas con sus crías o en compañía de un macho.

La jineta descansa y se alimenta principalmente en los árboles, pero pasa la mayor parte del tiempo en el suelo. En cautividad, pasa el día sobre las ramas más altas de árboles castaños, abetos o pinos, en pleno ejercicio de su naturaleza no-gregaria. En estas condiciones, es nocturna por completo.

Debido a que es un depredador nocturno, la jineta es regularmente domesticada por comunidades rurales en el norte de África, por ejemplo, con el fin de aprovechar sus habilidades de caza para deshacerse de pequeños animales que invaden las granjas. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que aun domesticadas, son carnívoras, por lo que tienden a morder con facilidad, por lo que esta convivencia con lleva ciertas precauciones.

Aunque se parezcan mucho a los gatos, hemos visto que son animales bastante feroces, por lo que habría que pensarlo dos veces antes de adoptarlas como mascota. Lo que comen las jinetas podría terminar siendo nuestro perro. Si te ha gustado este artículo sobre su comportamiento y hábitos de alimentación, y te interesa saber lo mismo de otros animales, puedes consultar otras entradas de este blog, donde encontrarás una gran variedad de artículos.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies