Si estás buscando información sobre qué comen los camellos, de seguro este artículo te va a encantar. Nos hemos tomado la tarea de buscar toda la información relacionada a la dieta de estos animales tan característicos por sus dos jorobas; no sólo hablando de los alimentos que consumen, sino también todo acerca de su relación con el agua.

¿Qué alimentos son los que comen los camellos?

Alrededor de 1.000 camellos salvajes siguen viviendo en el país asiático de Mongolia. El principal depredador natural que mata y come estos camellos de dos jorobas es el lobo. Sin embargo, El mayor peligro para los camellos silvestres son los cazadores humanos, es muy triste, pero es así.

De hecho, los camellos salvajes de dos jorobas están en peligro de extinción porque la gente les sigue matando para alimentarse de ellos.

que comen los camellos

Lo que más caracteriza a un camello, son sus bocas grandes, siempre masticando alguna que otra hierva pero curiosamente no todo el mundo conoce la dieta de estos animales capaces de sobrevivir semanas sin ingerir ni una sola gota de agua y sin comer ningún alimento.

Y, ¿Qué come un camello?, Un camello cuenta con un estomago que dispone de tres cámaras, algo fundamental para que su organismo sea capaz de sobrevivir a la escasez de alimentos gracias a que pueden digerir el mismo alimento varias veces. Lógicamente el desierto no está lleno de plantas y esta evolución ha hecho que esta especie sobreviva hasta nuestros días.

Destacando que se trata de animales con un sistema digestivo denominado poligástrico que aprovecha alimentos muy pobres en nutrientes  y su digestión sigue funcionando a pesar que estén en estado de deshidratación. Para muchos expertos, el camello es uno de los animales más sorprendentes que existen en la tierra.

Sus bocas son grandes y sus labios muy fuertes para comer toda clase de hiervas. Los camellos son básicamente herbívoros, aunque también pueden masticar huesos y comer carroña para sobrevivir en lugares donde no haya arbustos. Los camellos comen incluso arbustos espinosos sin sufrir ninguna herida en su boca. También los camellos comen toda clase de especies vegetales e incluso venenosas gracias a la capacidad de su aparato digestivo.

No son rumiantes pero son capaces de mantener el apetito sin dejar de trabajar, han desarrollado un mecanismo especial para aprovechar al máximo el alimento ya que cuenta con dos preestómagos y un estómago verdadero. Cuando ingieren el alimento lo mastican varias veces, regurgitándolos un poco. Es decir mediante un tamaño específico de trituración del alimento controlan el tramo del aparato digestivo a donde se dirige el nutriente.

Por otro lado si el pasto resulta ser demasiado leñoso, lo mantienen un poco más tiempo en sus preestómagos para que la flora ruminal y los enzimas digestivos puedan degradarlo bien.

Dieta normal de un camello

Con todas las características que hemos visto hasta ahora sobre estos animales, no nos sorprende que la dieta del camello sea tan simple. Su dieta básica es simple. Los camellos comen a base de hojas, hierbas y arbustos de toda clase. Su instinto le hace tener la capacidad de buscar pastos y dirigirse a posta a zonas donde suele llover.

Por eso los camellos son una especie nómada, le gusta migrar a zonas donde está lloviendo que localizan por pura intuición. Sitios donde a pesar que suelen llegar incluso después de tres semanas de haber llovido, pueden aprovechar para ingerir la hierba que ya habrá crecido considerablemente en ese tiempo.

¿Qué contienen las jorobas de un camello?

Mientras los dromedarios tienen una joroba, los camellos disponen de dos, donde pueden almacenar o reservar grasas y demás nutrientes para sobrevivir en el desierto. Esto hace que los camellos sean más fuertes en este sentido que los dromedarios.

Los camellos tienen la capacidad de guardar hasta 36 kg de grasas en sus jorobas, listas para abastecer nutrientes en situaciones de escasez que es a lo que normalmente suelen estar expuestos estos animales. Si vez que las jorobas se han disminuido de tamaño quiere decir que están acabando con sus recursos. De esa forma cuando tienen la posibilidad de volver a comer de nuevo, sus jorobas vuelven a inflarse. Las jorobas se comportan como cámaras donde reservan las grasas, clave de su sobrevivencia.

Los camellos y el Agua

Aparte de disponer de una anatomía que les hace sobrevivir en entornos difíciles como el desierto, los camellos pueden saciar su sed simplemente mediante la absorción de la humedad de las plantas que comen. Algo que es más habitual que la ingesta directa del agua en zonas donde siempre escasea. Su pelaje corto pero grueso los protege de la radiación del sol intenso del desierto y también les protege de la congelación de la noche. Y es que en el hábitat natural de estos sorprendentes animales se pueden alcanzar altas temperaturas que superan los 38º pero de noche incluso llegar  a temperaturas bajo cero. Quizás no sepas que el agua se conserva directamente en los vasos sanguíneos.

Curiosamente pueden llegar a beber hasta 135 litros de agua en solo 13 minutos para después tener la capacidad de aguantar una deshidratación hasta en un 25% de su peso corporal. Teniendo presente que sus riñones son de alto rendimiento capaces de reabsorber líquidos y urea a través de la flora bacteriana transformándola de nuevo en proteínas.

Y es que se trata de un organismo adaptado para optimizar la humedad. Por ejemplo las heces salen secas y pueden reducir la producción de leche proporcionalmente cuando empiezan a deshidratarse para poder seguir amamantado.  Incluso sudan de forma efectiva para refrigerar poco a poco su piel. Nunca luchan contra el calor, sino que intuitivamente bajan y suben su temperatura corporal. 

 

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.