Estamos ante una simpática especie de roedores que se originaron en el desierto de Mongolia y que se han convertido en uno de los animales de compañía más demandados en la actualidad,  siendo una especie que se caracteriza principalmente por se dócil, activo y extremadamente limpio. Tienen una esperanza de vida en torno a los 4 años, siendo una excelente compañía para aquellas personas que busquen una mascota que no requiera cuidados demasiados complejos.

La información más completa sobre qué comen los jerbos

Es momento de hablar de la alimentación del jerbo y una de las grandes ventajas que encontramos en la actualidad es que tenemos a nuestra disposición alimento específico para jerbos y que reúne todos los componentes y nutrientes que necesita el roedor. En este sentido, destacaríamos que estos preparados incluyen el porcentaje de proteínas, grasas e hidratos de carbono que necesita el jerbo, mientras que una dieta poco equilibrada podría causar toda una serie de problemas relacionados con la salud del animal y que afectarían también a su pelaje.

Consejos para alimentar a nuestro jerbo

Si optas por el jerbo como animal de compañía debes considerar una serie de consejos que te serán de gran ayuda a la hora de alimentar esta especie, que destaca principalmente por ser muy exquisita a la hora de comer. Como ya hemos comentado anteriormente, existe un preparado específico que cuenta con todo tipo de alimentos (semillas, granos, pipas…), con la particularidad de que tienen preferencias en dieta, de modo que no es recomendable añadir nueva comida hasta que se hayan terminado la que tienen y es que si únicamente se nutren de un alimento concreto tendrán todo tipo de carencias nutritivas que podrían repercutir en su salud.

A diferencia del hamster, que usa sus mofletes para almacenar comida, los jerbos tienden a enterrar comida (principalmente debajo del cuenco), una estrategia para que les demos más comida y puedan desechar aquellas partes que no les gusta tanto, sin duda un ejemplo de la inteligencia de este roedor.  Además del pienso preparado, hay que destacar algunas “golosinas” que gustan especialmente entre los jerbos y uno de los ejemplos más representativos es el pan, especialmente si está duro, que además de ser delicioso para ellos, les servirá para limar los dientes (que como el de cualquier roedor no dejan de crecer durante toda su vida). Finalmente, mencionaremos las pipas, tanto de girasol como de calabaza, como otro de los “gourmets” para el jerbo, aunque tienen el inconveniente de que estamos ante un alimento rico en grasa y si comen muchas pipas podrían sufrir sobrepeso.

En definitiva, un animal de compañía que necesita una dieta sana, equilibrada y variada para tener una salud de hierro. ¿Estás preparado para ello?

 

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies