Hablar de los osos polares es hacerlo acerca de una de las especies más espectaculares del planeta, siendo un animal de gran tamaño y bien proporcionado que destaca principalmente por su color blanco radiante. Únicamente se encuentra en las zonas heladas del Hemisferio Norte (Ártico) donde tiene la particularidad de ser el único depredador de la zona, aunque el peligro principal de esta especie son los cazadores furtivos que buscan su preciada carne y piel. A día de hoy hay que añadir también la contaminación y el calentamiento global como otros peligros activos de esta especie, siendo una especie que actualmente está en peligro de extinguirse.

Ya hemos comentado que el oso polar es muy demandado por su carne, sin embargo hay que destacar que tienen una particularidad interesante y es que se debe retirar el hígado ya que su consumo podría ser mortal para el ser humano (debido a su altísimo contenido en Vitamina A).

¿Qué comen los osos polares en el ártico?

De que se alimentan los osos polares

Hecha la presentación de esta especie es momento de entrar en materia y hablar de los hábitos alimenticios del oso polar y, considerando su hábitat natural, es obvio que se alimentan de animales que se encuentran en el Ártico, siendo las focas o los renos sus presas favoritas, principalmente las crías de las focas debido a la facilidad que tienen para cazarlas.

Por norma general no tienen problema a la hora de cazar focas ya que son muchísimas las unidades que se encuentran en el Ártico, además hay que añadir que el oso es muy inteligente y paciente, por lo que esperará a que las focas salgan a la superficie para llevar a cabo el ataque letal.  Otras especies marinas que pueden ser cazadas por osos polares son las morsas o, incluso, las ballenas. En estos casos se centran especialmente en crías o presas enfermas, debido al gran tamaño de este tipo de presas. Ya hemos comentado anteriormente que también pueden comer animales terrestres, como por ejemplo el reno, ciervos o todo tipo de roedores, sin embargo no es muy común debido a que el oso es un animal mucho más lento en comparación con este tipo de presas.

Son grandes comilones y pueden comer más de 30 kg de alimento diario. Continuamos hablando de curiosidades que tienen relación con la alimentación del oso polar y lo hacemos diciendo que no beben agua. ¿Por qué? Aunque estén rodeados de agua y hielo, estamos hablando de agua que no solamente es salada sino que también es ácida, por lo que se hidratan a través de los fluidos de sus presas. Finalmente, no nos debemos olvidar de otra particularidad como es que, en determinas situaciones de escasez, pueden comerse entre ellos (canibalismo), donde los jóvenes o los osos muertos suelen ser las presas elegidas para calmar el hambre.

En resumidas cuentas, el oso polar cuenta con una alimentación adaptada a su hábitat y donde las crías de la foca representan su máximo exponente en la dieta.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies