Los yacos, también conocido como loros grises africanos, son aves únicas del género Psittacus, caracterizadas por su altísimo nivel de inteligencia, y por su impresionante capacidad de memorización y repetición de palabras. Son ampliamente encontradas en el continente africano y, pesar de que pueden llegar a vivir hasta 90 años, se les considera como una especie en peligro de extinción. Son aves muy emocionales, por tanto, lo que comen los yacos tendrá repercusión en su equilibrio hormonal.

¿Qué comen los yacos salvajes?

Un rasgo resaltante en los yacos, como ya se dijo, es su inteligencia. Son animales gregarios, y muy domesticables. Debido a esto, es un animal que requiere mucha atención y cuidados, puesto que a falta de ella, tiende a deprimirse.

Un factor muy influyente en su estado de ánimo, es lo que comen los yacos. Son aficionados de las semillas de palma, una planta rica en ácidos grasos saturados, llamados palmíticos. La pulpa de la semilla está conformada en un 50% de grasa, la cual a su vez representa el 80% del peso de todo el fruto de la palma.

Los loros grises de cola roja en libertad tienen que recorrer grandes distancias a vuelo, atravesando climas con altos niveles de humedad, en busca de su alimento, lo cual demanda un gasto calórico importante. Los ácidos grasos saturados, por tanto, representan un gran aporte de energía para ellos, además de contribuir también a la regeneración de sus tejidos y la regulación de su sistema hormonal.

¿Qué comen los yacos domesticados?

Es bien sabido que en cautividad, las condiciones de vida son totalmente diferentes. El yaco no tiene que recorrer kilómetros de distancia volando, porque el humano le proveerá el alimento en el hogar. A pesar de que no demandará grandes cantidades de alimento, las semillas oleaginosas seguirán siendo sus preferidas.

Sin embargo, en muchos sitios de Europa se han sustituido lo grasos palmíticos por los presentes en pipas de girasol, frutos secos y cañamón, pero éstos tienen alto contenido de poliinsaturados, que no están indicados para la genética del animal. Por ello, para su vida doméstica se debe recurrir a un pienso extrusionado cuidadosamente equilibrado, muy recomendado por los veterinarios, y fácil de conseguir en tiendas de mascotas o de aves.

Además, lo que comen los yacos no se reduce únicamente a grasas africanas. También consumen frutas y verduras, como cerezas, piñas tropicales, plátanos, melocotón, peras, manzanas, cerrajas y berros.

Al tratarse de aves tan emocionales, el contacto con los humanos supone una evolución en su régimen alimenticio, y aunque en cautiverio la palma siga siendo su primordial, esta debe complementarse con otros ingredientes como los mencionados, y mucha atención del humano para garantizarle una vida plena y feliz.

Ahora que sabes cómo son y qué comen los yacos, seguro querrás tener uno de mascota. Si este artículo te ha gustado, y deseas aprender más sobre otros loros, otras aves o cualquier otro tipo de animal, no estaría mal que echaras un vistazo a otras entradas de este blog.

 

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies